Retorno seguro a la presencialidad en instituciones educativas

Debido a la reciente emergencia sanitaria que vivimos desde el 2020, muchas de nuestras dinámicas sociales han cambiado por completo, no solo individuales sino también económicas y comerciales. El sector educativo fue uno de los primeros en cerrar y ha sido uno de los últimos en reactivarse.

Este fenómeno no solo ha retado a los colaboradores, directivos y docentes de las instituciones educativas, sino también a los alumnos a mantener la concentración y calidad de su aprendizaje en circunstancias muy distintas a las habituales.

La presencialidad: un gran reto

Conforme con una encuesta realizada por el Centro de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico Orientado a la Gestión Académica (Ceinfes), el 79,8% de los estudiantes aseguraron que no se concentran lo suficiente al estudiar de manera virtual.

Por otro lado, para el decano de Economía de la Universidad del Rosario, Carlos Sepúlveda: “Este es uno de los mayores costos de la pandemia dado que la asistencia escolar lleva a la construcción de un capital humano, el cual es uno de los principales motores del crecimiento económico”. 

Por lo anterior, la decisión del Ministerio de Salud de Colombia de iniciar la presencialidad sin límite de aforo en los establecimientos educativos ha sido una noticia positiva, sin embargo: 

¿Cómo podemos asegurar un regreso seguro y eficaz de nuestros usuarios?

De acuerdo con la Resolución 1721 – 2020 del Ministerio de Salud de Colombia debemos:

  1. Suministrar y disponer de manera permanente, alcohol glicerinado, mínimo al 60% y máximo al 95%, en las zonas comunes de la institución.
  2. Establecer un horario especifico de lavado de manos con agua y jabón mínimo cada 3 horas, y para el caso de educación preescolar y básica, con supervisión de un adulto.
  3. Disponer insumos para higienización con agua y jabón, gel antibacterial o alcohol glicerinado.
  4. Garantizar que todos los usuarios usen tapabocas de manera permanente.
  5. Distribuir a las personas a 2 metros de distancia.

¿Y sobre el uso del Secador Eléctrico en los baños?

Según la Resolución 666 – 2020 del Ministerio de Salud de Colombia, se recomienda el uso de toallas de papel de un solo uso para terminar el lavado de manos correctamente. De acuerdo con United Brands/CINT para Essity, el 43% de los usuarios se sientes inseguros entrando a baños que tengan Secador Eléctrico y el 75% prefieren que las instituciones ofrezcan Toallas de Papel Desechable.

¿Y el uso de Dispensadores Automatizados?

Desde Familia Institucional® no recomendamos el uso de dispensadores automáticos o con sensor porque este tipo de dispositivos requieren de energía, ya sea proveniente de baterías, las cuales no son amigables con el medio ambiente, o energía eléctrica, que podría ocasionar costos adicionales a la institución. Adicionalmente, se podrían presentar casos en donde haya apagones de energía y el dispensador no podría ser usado.

Una oportunidad de mejora

En las instituciones educativas, nos encontraremos con un tipo de público flotante, el cual no siempre es el mismo y seguramente es más escaso de acceder para espacios de capacitación y retroalimentación.

Por esta razón, nos debemos apalancar de sistemas que velen por la higiene, rendimiento, seguridad y sostenibilidad de nuestros colaboradores y usuarios.

En Familia Institucional®, brindamos soluciones completas de higiene y aseo a través de productos, sistemas y servicios de calidad que promueven un retorno seguro y saludable para tu institución educativa.

Fuentes:

  • Resolución 1721 – 2020 del Ministerio de Salud de Colombia.
  • Centro de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico Orientado a la Gestión Académica (Ceinfes).
  • Carlos Sepúlveda, decano de Economía de la Universidad del Rosario.
  • Resolución 666 – 2020 del Ministerio de Salud de Colombia.

Te recomendamos